Ventajas del marco normativo


Pequeña escala: el reciente impulso que han dado las autoridades nacionales y provinciales al desarrollo de las energías renovables en nuestro país contempla una serie de incentivos que se traducen a través de la Ley de Generación Distribuída (ley n°27424) en beneficios como deducciones fiscales, tributarias e impositivas para quienes opten por invertir en tecnologías de generación limpia. En las instalaciones fotovoltaicas, por ejemplo, se aplica una alícuota del 10,5% en el IVA para la adquisición de algunos equipos.
Además, la posibilidad real de comercializar los excedentes de la propia energía autogenerada en sus instalaciones e inyectada efectivamente a la red le permitirá obtener un beneficio económico, evitar cortes de luz y sortear los efectos de un aumento significativo en la factura de electricidad.

 

 

 

 

Mediana escala: en el caso de los grandes usuarios del Mercado Eléctrico Mayorista (MEM), el Régimen de Fomento Nacional para el Uso Renovable de Energía (Ley n°27191) establece la obligatoriedad de incorporar energía limpia a la matriz de consumo y le trae aparejado al usuario varios beneficios adicionales, entre otros, la ventaja que otorga la seguridad energética en cuanto a evitar ser presa de los imprevisibles cortes del suministro eléctrico por parte del proveedor local, la posibilidad de bajar los costos por kwh si se dimensiona correctamente la instalación de autogeneración sobre la base del consumo del cliente, y el mejoramiento de la imagen corporativa general por asociar su actividad al concepto de responsabilidad social y ambiental. En ese sentido el marco normativo de la Ley 27191 determina claramente las 3 modalidades de adquisición de energía renovable que posee el Gran Usuario, autogenerarla con instalaciones apropiadas, adquirirla de un comercializador de energía en el mercado spot según Resolución 281-H2017 (MATER), o comprarla a través del mecanismo de compras conjuntas a CAMMESA. 

 

 

 

 

Gran escala: para éste segmento, donde la energía eléctrica es un elemento importante dentro de la estructura de costos de producción, dado que impacta en la competitividad global del negocio, se vuelve imperioso la posibilidad de contar con opciones estratégicas en materia de abastecimiento energético, las mismas pueden ir desde el montaje de una planta de biogás, la instalación de una granja fotovoltaica o una combinación de ambas. También los grandes usuarios del MEM podrán de ésta manera pensar en optar por opciones viables de encarar una inversión para autogenerar su propia energía eléctrica y cumplir así con las previsiones de la ley 27191 en cuanto a las exigencias de incorporación de energías limpias a su matriz de consumo. El desarrollo de grandes proyectos de generación aplica tanto a través del Programa Renovar surgido del Decreto Reglamentario 581-2016, como de la Res. 281 MATER.